Ilustración: Manuel Rivera.

Primer Lugar

Condena

En las afueras de Hangzhou, en una de las fábricas del barrio industrial de la ciudad china, comienza el embalaje del producto estrella. El paraguas. La alegría de la mayoría de los recién fabricados, distribuidos en cientos de cajas que se repartirán por el mundo, contrasta con el miedo de los que están en el pallet que tiene como destino Concepción, Chile. Ellos saben que no vivirán más de 15 a 20 minutos. El primero, de la primera caja, piensa en lo cerca que estuvo de ir a Santiago. Hubiera vivido años y cada vez que lloviera, aparecería en televisión.

Sergio López Otey, 41 años, Talcahuano.

Ilustración: Makarena Kramcsák.

Premio al Talento Infantil

Hacia la escuela

Soy Leo, tengo siete años, vivo en Pichaco, cerca de Copiulemu. Todos los días voy caminando a mi escuela Santa Susana. Mi mamá me va a dejar y a buscar, llueva o haga calor. A veces pasan vehículos y nos llevan, pero otros días no. Mi mamá camina rapidito y siempre me dice: “Apúrate, Leo, vamos a llegar tarde”. Ahí la alcanzo y la paso de largo. Después mi mamá me dice: “Espérame, no te apures tanto”. Yo me río y sigo.

Leonardo Alexis Aravena Muñoz, 7 años, Hualqui.

Ilustración: Romina Peña.

Premio al Talento Joven

Ilusiones en un folleto

“Hay que elegir”, dijo el profe. Y continuó: “Los años en el Liceo terminan como un cuaderno de 100 hojas y hay que emigrar de Laja”. Viendo folletos de estudios superiores me gustó el imponente campanil de la UdeC en Concepción, pero según los cálculos del bolsillo de mi papá me alcanza para el modesto campanil de la UdeC en Los Ángeles, viajando desde las orillas del Biobío.

Fredy Nicolás Montanares Cuevas, 16 años, Laja.

Ilustración: Ángela Rabanal.

Premio al Talento Mayor

¿Artista?

Parezco un actor, salgo a la calle y diversas cámaras me enfocan mientras camino. Subo a un taxibus y una cámara graba todos mis movimientos desde que subo hasta que bajo. Después ingreso al comercio y veo un letrero que me indica: "Sonría, lo estamos grabando". Ya no quiero más, definitivamente, nací artista.

Edgardo Campos Muñoz, 74 años, Concepción.

Ilustración: Romina Peña.

Mención Honrosa

Imaginario

Aún extraño a mi amigo imaginario. Lo cierto, es que lo pasábamos muy bien juntos. A él le gustaba jugar en el parque Ecuador, a las mismas cosas que jugaban los otros niños... pero a mí me gustaba ser más osado. Le enseñé a tirarle piedras al rottweiler de la vecina y hacer equilibrios en la cornisa. Nos entreteníamos mezclando los remedios del botiquín y, atravesábamos corriendo la línea férrea, tomados de la mano, cuando venía el tren. Un día sus padres lo llevaron al psiquiatra y ya no volvió a hablarme. Quién sabe qué cosas le dijeron de mí.

María Mireya Bascuñán Godoy, 45 años, Talcahuano.

Ilustración: Ana Paulina Morales.

Mención Honrosa

Nostalgias penquistas

Los años en que a mi padre le iba bien en el trabajo, en invierno nos hacían ropa con telas Oveja Tomé y en verano con géneros de Machasa de Chiguayante. Nuestra casa se renovaba con Lozapenco, hasta en el baño. Para la escuela nos compraban cuadernos Schaub de Chiguayante y manzanas que traían las carretas desde Hualqui . Y a lo menos una vez al año, íbamos a la matiné del cine Ducal y luego a tomar once a La Hormiguita o a comer un panagra en el Astoria. Éramos felices.

Rebeca Ulloa Zapata, 62 años, San Pedro de La Paz.

Ilustración: Manuel Rivera.

Mención Honrosa

El Cazador de memes

Hay un cazador de memes en el Biotrén. La gente teme quedarse dormida y la desconfianza es evidente. Cada celular es un arma letal. Pero el viaje es agotador y el cansancio no da tregua. Despierto en Lomas Coloradas, nada sospechoso. Otra vez el sueño… Zzzzzz. Abro los ojos asustado, casi paso de largo. Llego a casa. Cena, Breaking Bad y a la cama. Siete de la mañana. Tomo el Biotrén a Concepción. La gente se ríe de mí. Reviso el Facebook. Postearon mi foto con un tete en la boca. Cierro los ojos y digo resignado: Tuto guagua.

Mario Salazar Astete, 51 años, Coronel.

Ilustración: Ángela Rabanal

Mención Honrosa

Sapo

Te miro desde Colo Colo, me encanta todo de ti, tan así que me derrito por cómo ofreces los calcetines seis por mil. Te hago un gesto de alerta y veo cómo agarras tus cosas con fuerza y corres por el paseo peatonal. Te ves hermosa, siempre luminosa, no dejes que te lleven los carabineros, amor.

Nataly Rivera Aguilera, 30 años, Concepción.